La dependencia recomienda poner en práctica cuatro medidas básicas para reducir el riesgo de padecer enfermedades diarreicas y cólera, que son: lavado de manos antes de comer y después de ir al baño, consumir pescados y mariscos bien cocidos o fritos, lavar con agua, jabón y desinfectar con cloro o plata coloidal las frutas que se consuman crudas y beber agua purificada o hervida.

Asimismo, la SESA recomienda al interior de los hogares cubrir ventanas que reciben la luz del sol con persianas o cortinas lo que ayuda a disminuir hasta en un 80 por ciento el calor en las casas, así como asegurar agua suficiente para consumo humano e ingerir más líquidos de los cotidianos.

En caso de resequedad de labios, solicitar gratuitamente Vida Suero Oral en cualquier unidad del sector salud y no automedicarse. Ante la presencia de enfermedades diarreicas la dependencia exhorta a la ciudadanía a acudir al centro de salud más cercano a su domicilio para recibir atención médica oportuna.