Al señalar que se hará la prueba de coronavirus sólo si es necesario, el gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, reveló que el contagio de COVID-19 de sus homólogos de Hidalgo, Omar Fayad Meneses y de Tabasco, Adán Augusto López Hernández, está relacionados a casos de importación, es decir, que allegados a ellos visitaron países donde se infectaron.

En rueda de prensa, el titular del Ejecutivo manifestó que si hubiera necesidad de hacerse la prueba lo hará, pero dijo que él se siente "más fuerte que un ratón, como dice el Chapulín Colorado", por lo que se mostró despreocupado.

En cuánto a los mandatarios de Tabasco e Hidalgo, señaló habló por teléfono con ellos luego de enterarse de sus contagios, pues dijo que son sus amigos y compañeros del Senado en la pasada Legislatura que inició en 2012.

"Yo ya hablé con los dos, me contaron cómo fue su contagio, son amigos míos de legislaturas pasadas, senadores conmigo en esta última de 2012-2018 y antes fuimos diputados, nos conocimos hace muchos años y si, sus casos tienen que ver con casos importados, entonces llegado el momento claro que todos tenemos que hacernos la prueba", expresó.

En ese sentido, anunció que a partir de este martes 31 de marzo las conferencias de prensa que ofrece cada mañana para abordar asuntos relaciones a la epidemia del coronavirus y otros se hará únicamente de manera virtual para no poner en riesgo a los representantes de los medios de comunicación. Por otra parte, Barbosa Huerta fue cuestionado sobre el acercamiento que tuvo el presidente Andrés Manuel López Obrador con María Consuelo Loera, madre de Joaquín "El Chapo" Guzmán, al respecto el mandatario poblano opinó que "el saludo no se le niega a nadie" y criticó que se use cualquier acción del presidente para desacreditarlo.