La deuda pública del gobierno de Puebla asciende a alrededor de 46 mil millones de pesos, de los cuales la mayoría –88 por ciento-- corresponde a los pagos de subsidios a RUTA y Audi, así como al pago de los proyectos de inversión a largo plazo, es decir, el Centro Integral de Servicios (CIS), Museo Internacional Barroco (MIB) y Ciudad Modelo.

Además de diversos convenios de carácter público y privado como la deuda solidaria del Soapap con el municipio de Puebla, la cual asciende a 2 mil 339 millones de pesos. Así lo informó la secretaria de Planeación y Finanzas (SPF), María Teresa Castro Corro, en la comparecencia que realizó ante el Congreso local, donde indicó que para atender los compromisos financieros adquiridos en administraciones pasada, el gobierno de Luis Miguel Barbosa Huerta ha evitado la contratación de deuda pública y cumplido con el pago del servicio de sus obligaciones.

Por ello, destinaron 239 millones 84 mil pesos al pago de capital y de intereses; de manera que la deuda directa disminuyó 0.9 por ciento en términos nominales y 3.8 por ciento, en términos reales.

Hasta el 30 de noviembre de 2019, la deuda pública es de 6 mil 928 millones de pesos, de los cuales 5 mil 161 millones 997 mil pesos de deuda directa, mil 516 millones 630 mil pesos de deuda avalada y 249 millones 790 mil pesos de deuda sin aval ni garantía estatal. Mientras que, las obligaciones de pago de largo plazo –adquiridas en el gobierno de Rafael Moreno Valle-- son por un monto de 39 mil millones 514 mil pesos.