La Delegación Tlaxcala del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) exhorta a quienes estén embarazadas y que no hayan tenido ni tengan resfriado o molestias gripales, a que se prevengan y se vacunen contra la Influenza. Al estar embarazada, cabe la posibilidad de que esta enfermedad cause complicaciones graves, en comparación con las mujeres en edad reproductiva, que no estén embarazadas.

Los cambios que se producen en el sistema inmunitario, el corazón y los pulmones durante el embarazo (y hasta dos semanas después del parto) hacen que las mujeres embarazadas sean más propensas a desarrollar una enfermedad grave, a causa de la Influenza, al grado de que pueda requerir ser hospitalizada.

Este virus también puede ser nocivo para el bebé en gestación. Un síntoma común es la fiebre que puede estar asociada a defectos del tubo neural y otros resultados adversos para el bebé en gestación.

Además, la vacuna ayuda a proteger al bebé después del nacimiento. Ya que la madre transmite anticuerpos, durante el embarazo. Vacunarse es la primera medida y la más importante para la protegerse contra Influenza.

Está demostrado que reduce el riesgo de una infección respiratoria aguda la mitad y en los bebés al nacer; evita que sean contagiados durante los primeros meses de vida, ya que la vacuna se aplica a partir de que cumplen seis meses.

Las mujeres en periodo de lactancia también deben administrarse la vacuna contra la Influenza, ya que disminuye el riesgo de la madre de enfermarse y de transmitirle la Influenza a su bebé.