A pesar de las evidencias que existen del saqueo a una tienda de conveniencia ubicada en el municipio de Panotla, protagonizado por alumnas de la Normal Rural “Benito Juárez”, nadie ha presentado ninguna denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) por los actos de rapiña que se registraron la noche del sábado.

Ante la falta de esa denuncia, la autoridad no puede llevar a cabo la investigación de esos actos vandálicos para posteriormente deslindar responsabilidades en contra de quienes se observa -en un vídeo que circuló en redes sociales- sacando mercancía de la tienda de conveniencia a manos llenas e incluso utilizando bolsas negras de plástico, mientras los ciudadanos les reclaman si es la educación que reciben en la escuela formadora de docentes.

Las normalistas de Panotla, ayudadas de alumnos de Michoacán, acarrearon la mercancía robada a un autobús de la empresa Autotransportes Tlaxcala-Calpulalpan de la línea Verde, que fue secuestrado de la central de autobuses de Tlaxcala el pasado viernes.

En ese sentido, las alumnas de la Normal Rural “Benito Juárez” no negaron los hechos de rapiña, tampoco el robo del autobús, por el contrario declararon en su defensa que esa medida había sido emprendida para “llamar la atención” de las autoridades y conseguir solución a sus peticiones.

Entre esas peticiones es que se reanuden las actividades académicas y administrativas en el plantel que fue suspendidas desde el pasado 22 de enero, toda vez que sus maestros siguen en paro desde esa fecha y hasta el día de hoy que siguen apostados en el complejo de la Unidad de Servicios Educativos de Tlaxcala (USET)-Secretaría de Educación Pública del Estado (SEP).