La zona arqueológica de Cholula y su Museo de Sitio reabrirán el próximo martes 20 de octubre, pero de manera parcial, porque los recorridos por el túnel, el módulo de servicios y el Edificio F se encontrarán cerrados a la visita pública, por cuestiones de seguridad y sanidad, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

La Zona Arqueológica de Cholula, sede del Tlachihualtépetl “el cerro hecho a mano”, en cuya cima se ubica el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios, podrá visitarse de martes a sábado de 10:00 a 17:30 horas. El acceso al sitio será controlado en grupos no mayores a 20 personas, cada 20 minutos.

Asimismo, se seguirán las medidas preventivas de carácter obligatorio: el visitante deberá portar cubrebocas desde su llegada al sitio para protección del personal que le expedirá el boleto, así como del que revisa los mismos en los módulos de acceso; el cubrebocas se tendrá que usar durante todo el recorrido. En el ingreso se aplicará gel antibacterial y toma temperatura, en caso de que la persona presente síntomas de contagio se canalizará debidamente.

El servicio de paquetería permanecerá cerrado y solo se permitirá el acceso con bolsos pequeños. Asimismo, el visitante deberá de mantener, en todo momento, una sana distancia estableciendo una separación entre personas de al menos 1.5 metros; con excepción de los niños que deberán estar acompañados de un adulto.

Para hacer de la visita una mejor experiencia, la Zona Arqueológica de Cholula invita a iniciar el recorrido por la Taquilla 1, visitar el Museo de Sitio, en el cual podrá observar la maqueta de la Gran Pirámide con sus distintas etapas constructivas y, finalmente, trasladarse por el andador hacia el área abierta (Taquilla 2), para ingresar al Patio de Los Altares.

Entre los atractivos de este sitio patrimonial sobresale la conservación de los restos de las diversas épocas constructivas que dieron origen a la Gran Pirámide, todas ellas con sus respectivas ampliaciones, donde el visitante puede observar ejemplos de la pintura mural del sitio, la secuencia arquitectónica de la Cholula prehispánica, la cual va desde los basamentos de talud recto y marco sencillo (estilo teotihuacano), hasta el talud inclinado con tablero de doble marco que caracterizaron al sitio durante la época Clásica, culminando con el llamado “Edificio C”, que se muestra totalmente cubierto de escaleras en sus cuatro caras.

De la misma manera, los cambios en la arquitectura del sitio se pueden observar en los extremos oriente y poniente del Patio de Los Altares, destacando al centro la última etapa constructiva.