El 23 de marzo se ha estrenado en Netflix la serie “Freud”, un thriller de misterio que ha dado mucho de qué hablar.

Y es que la serie ha tomado una aproximación más enfocada a la ficción al presentar a un joven Sigmund Freud (conocido como el padre del psicoanálisis) prestando su ayuda en la cacería de asesinos seriales.

Estas son cinco razones para no perderse de esta serie durante una buena tarde de ocio.

No es una biografía

Sus creadores han confirmado que la serie no se trata de una representación literal de la vida del famoso neurólogo.

Se toma como base la figura de Freud en sus años formativos para contar una historia donde debe lidiar con asesinos seriales en situaciones adornadas con elementos paranormales. Algo parecido a Abraham Lincoln cuando cazaba vampiros.

El tono de su historia

Se han hecho comparaciones con “The Alienist” y “Mindhunter” cuando se habla de esta serie. Acompañado de un militar y una midium, Freud debe recopilar pistas que lo lleven a resolver casos criminales insólitos.

Sus elementos paranormales

Además de lidiar con asesinos seriales, en la serie se presentan elementos paranormales que llevan a momentos perturbadores, parecido a lo que se ha visto en series como Penny Dreadful.

Su ambientación

A pesar de que la historia se desarrolla en la Viena del siglo XIX, la serie tuvo que ser rodada en Praga, que es una ciudad que aún conserva gran parte de sus edificios antiguos y pudo contribuir mejor a la construcción de escenarios necesarios.

Una historia fascinante

Crímenes, triángulos amorosos, giros inesperados y demás hacen de sus ocho episodios de 45 minutos de duración, una experiencia verdaderamente inolvidable.