Derivado de la falta de seguridad del pago de aguinaldos y prestaciones de fin de año, este día en los 32 planteles del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado (CECyTE) y 15 de Educación Media Superior a Distancia (Emsad) realizaron paro de labores para exigir a la autoridad que se garanticen los recursos necesarios y suficientes dentro del anexo técnico del presupuesto para la educación 2019.

En conferencia de prensa, el titular del Sindicato de Trabajadores del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado, Zenón Ramos Castillo explicó que Tlaxcala se sumó al paro nacional convocado por la Confederación Nacional al que respondieron 26 entidades del País.

Con esa decisión de los trabajadores sindicalizados se afectó a alrededor de siete mil alumnos y alumnas que se quedaron sin recibir clases este día, no obstante el líder sindical local comentó que fue una medida para que de la Subsecretaría de Educación Media Superior federal y de la Cámara de Diputados, garanticen la ejecución completa de los recursos con el propósito de no afectar al gremio.

Incluso, Zenón Ramos explicó que la autoridad solo ha informado al sindicato que se está haciendo el trámite para la ejecución completa de los recursos económicos contenidos en el anexo de ejecución, pero debido a que hasta hoy no ha habido respuesta concreta, decidieron los trabajadores parar actividades.

El anexo técnico del presupuesto para educación media superior es de 26 mil 500 millones de pesos programados para 2019, del cual se debe asegurar el fondo necesario para el pago de aguinaldos y prestaciones de fin de año, toda vez que faltan nueve mil millones de pesos para los trabajadores.

Pero además están en contra de una norma en ese nivel educativo que se aplica en CECyTES y Colegios de Bachilleres que solo reconoce prestaciones federales, pero no los contratos colectivos en los Estados, lo que pega en la estabilidad laboral y económica de los trabajadores.

Con respecto al día de clases que se perdió hoy, Ramos Castillo aseguró que los trabajadores sindicalizados están dispuestos a reponer las clases a los alumnos en una fecha posterior para no afectar el cumplimiento del programa y metas de estudio.