La economía mundial no va tan mal como se esperaba, especialmente en Estados Unidos y China, pero aún así ha sufrido una caída sin precedentes debido a la pandemia de coronavirus, según un organismo de control internacional.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico dice en un informe que se prevé que el producto interno bruto mundial disminuya en un 4,5% este año, menos que la caída del 6% que había predicho en junio.

Se espera que la economía mundial se recupere y crezca un 5% el próximo año, dice la organización.

Sin embargo, la OCDE señala que sus perspectivas están “sujetas a una considerable incertidumbre” a medida que la pandemia continúa, y supone que “continuarán los brotes locales esporádicos” y que no se dispondrá de una vacuna hasta finales de 2021.

La OCDE mejoró su pronóstico para la economía de los Estados Unidos, previendo una contracción del 3,8% este año en lugar del desplome del 7,3% previsto anteriormente.

Se espera que China sea el único país del grupo de las 20 economías más poderosas que crezca este año – en un 1,8%, en lugar de una caída del 2,6% prevista anteriormente.

La OCDE reduce sus previsiones para la India, México y Sudáfrica.

La organización con sede en París, que asesora a los países desarrollados en materia de política económica, insta a los gobiernos a que no aumenten los impuestos ni recorten el gasto el año próximo “para preservar la confianza y limitar la incertidumbre”. El apoyo fiscal y monetario a la economía debe mantenerse, dice.