La mejora de la actividad manufacturera también hizo subir el precio del petróleo.

El peso mexicano se apreció este miércoles en línea con otras monedas de la región siguiendo un avance de los precios del crudo tras una serie de datos positivos sobre manufacturas en algunas economías principales, aunque los efectos de la pandemia seguían poniendo cuotas de incertidumbre sobre el futuro de la economía mundial.

La divisa local cerró en 22.7930 por dólar, con una ganancia del 0.71% frente a los 22.7590 del precio de cierre de Banxico del martes.

"La moneda sigue ponderando entre señales de mejora económica global y aumentos de rebrotes de coronavirus en el mundo", afirmaron analistas de la firma CI Banco en una nota para sus clientes. La mejora de la actividad manufacturera también hizo subir el precio del petróleo, que fue además respaldado por una caída mayor de lo esperado en los inventarios de crudo en Estados Unidos.

El crudo WTI cerró con un avance de 0.55%, o 1.40%, a 39.82 dólares por barril; mientras que el Brent subió a 42.03 dólares, un aumento de 1.84% en el día. La caída de la industria manufacturera mundial mostró señales de remisión en junio, ya que el repunte de la actividad de China ofrecía cierta esperanza de que Asia haya pasado lo peor de la devastación causada por la pandemia de coronavirus, mientras que el desplome de la actividad de las fábricas europeas se frenó.

Sin embargo, una demanda mundial floja y el temor a una segunda ola de infecciones mitiga cualquier optimismo sobre las perspectivas, y mantendrán la presión sobre los encargados de las políticas públicas para que apoyen a sus economías en dificultades.

La pandemia de coronavirus ha infectado a más de 10 millones de personas en el mundo y ha matado a más de 500,000, en medio del resurgimiento de nuevos casos en varios países.

EL DÓLAR BAJA

El dólar caía en una sesión agitada, con un modesto interés del mercado por activos de riesgo luego de datos mayormente positivos en Estados Unidos y tras cifras mejores a las previstas en Europa.

El billete verde se depreciaba contra monedas que se desempeñan bien en tiempos de interés por el riesgo, como los dólares de Australia, Nueva Zelanda y Canadá, así como frente a la libra.

El euro subía un 0.3% a 1.1258 dólares, mientras que el yen se apreciaba un 0.5% a 107.42. El índice dólar, que mide el desempeño de la moneda estadounidense frente a una cesta de divisas, caía un 0.3% a 97.145.