El precio del aguacate ya superó los 100 pesos por kilogramo y está muy cerca de su precio máximo histórico de 130 pesos, registrado en 2017; mientras que la pechuga de pollo alcanzó picos de 122 a 134 pesos.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que la tasa anual de inflación bajó a 4 por ciento al cierre de la primera quincena de junio de 2019; colocándose dentro de la meta oficial de 3 por ciento, más un rango de tolerancia de un punto porcentual.

"La venta de pollo disminuyó hasta 25 por ciento en los pequeños comercios del país, por el aumento de precios", reportó la Anpec.

Sin embargo, señaló que el aguacate y el pollo se colocaron en a lista de productos más caros; junto a frutas y verduras como el chayote, naranja y tomate verde, que reportan aumentos de 5 por ciento a 34 por ciento.

El Inegi refirió que el pollo subió 2.02 por ciento en los primeros quince días de junio; pero al mismo tiempo  fue el producto que más incidió en la trayectoria nacional de precios. Ello, por tratarse de un alimento de consumo generalizado entre los mexicanos.

La Profeco reportó que el kilogramo de aguacate alcanzó 99.50 pesos en la Ciudad de México y Querétaro; mientras que en capitales como Oaxaca, Monterrey y Guadalajara se comercializa en 95, 94.95 y 90 pesos, respectivamente.

Sin embargo, la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México (Apeam) y del Consejo Nacional de Productores de Aguacate (Conapa) confirmaron que el fruto seguirá encareciéndose; al grado de alcanzar el precio máximo histórico de 130 pesos.

El presidente de la Apeam, Gabriel Villaseñor, declaró esta semana que no “hay fruta”; debido al término de la temporada de cosecha. De tal suerte, refirió, que es previsible que el costo del llamado oro verde iguale el nivel récord que alcanzó hace dos años.

Por su parte, integrantes del Conapa confirmaron que por el final del segundo periodo de cosecha del año, las huertas y los árboles apenas cuentan con 10 por ciento o 15 por ciento de aguacates; lo que provoca escasez y el alza de precios.

Alertaron que dicha situación prevalecerá durante tres o cuatro semanas más. Aunque aseguraron que para julio y agosto iniciará la siguiente cosecha del fruto; lo que permitirá que la oferta se normalice y los precios retrocedan.

Nota completa AQUÍ.