James Harden se convirtió en el tercer jugador en la historia de la NBA con al menos 70 juegos con 40 puntos o más anotados y cinco asistencias.

Los comentaristas de básquet mostraron su sorpresa ante la meta alcanzada por el basquetbolista.

En el mismo partido, el jugador Austin Rivers pidió que sancionaran con falta técnica a su padre, Doc Rivers, coach del equipo rival.