La Federación Francesa de Fútbol (FFF) hizo oficial la sanción de tres partidos de suspensión a Neymar por el incidente que protagonizó con un aficionado tras la final de la Copa de Francia. Si reincide en una acción sancionable, la FFF le metería otros dos partidos más por este caso.

El delantero brasileño fue increpado cuando subía a recoger la medalla de subcampeón y lanzó un manotazo al aficionado. Se exponía a una sanción que podía llegar hasta los 10 partidos, pero finalmente se ha quedado en tres.

Mañana sí podría jugar ante el Angers (17h), porque la sanción comienza a partir del lunes. Luego se perdería el partido ante el Dijon (sábado 18) y el último encuentro de la temporada ante el Reims (sábado 25). Y si sigue en el PSG, se perdería el primer partido de la próxima Ligue 1. La sanción podría adelantar la partida de Neymar a Brasil para preparar la Copa América con su selección.

El PSG anunció en un comunicado que considera "severa" la sanción y que va a recurrir. El club parisino argumenta que el jugador recibió insultos racistas y que fue continuamente provocado.

Otros tres en Champions

A esta sanción, se suma la de la Champions League. La UEFA castigó al brasileño con tres partidos de sanción por insultar a los árbitros del PSG-United, en el encuentro en el que el club parisino quedó eliminado: "Es una vergüenza. Ponen a cuatro hombres que no entienden de fútbol para que vean el lanzamiento -en cámara lenta- y eso no existe. ¿Cómo va a poner la mano en la espalda?" se preguntaba Neymar en las redes sociales, después de haber seguido el partido desde la grada del Parque de los Príncipes.

Mbappé, también sancionado

La FFF ya había hecho pública también la sanción a Kylian Mbappé, expulsado por la entrada que propinó a un futbolista del Rennes. A Neymar le habían abierto expediente, que se ha resuelto hoy con la sanción de tres partidos.