La delegación en Tlaxcala del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), dio a conocer que en las zonas arqueológicas de Ocotelulco, Tizatlán y Cacaxtla se llevaron a cabo trabajos de mantenimiento y restauración para el salvamento y conservación del patrimonio cultural arqueológico.

Lo anterior, dentro de la premisa de preservación del patrimonio cultural del país y dirigidos por especialistas de la Coordinación Nacional de Conservación del INAH y la Sección de Restauración de la representación en Tlaxcala, informó el instituto que depende de la Secretaría de Cultura federal.

Se trató de acciones mayores y menores, éstas últimas se realizaron del 20 al 27 de noviembre, en las zonas arqueológicas de Ocotelulco, Tizatlán y Cacaxtla, las cuales consistieron desde la limpieza hasta resanes y aplicación de nuevas técnicas que esperarán resultados de comportamiento sobre las pinturas murales de la zona de Nativitas.

El INAH informó que de manera paralela continuaron con el registro y seguimiento del estado de conservación iniciado anteriormente, para lograr un diagnóstico próximo como parte del proyecto de “Conservación de los bienes muebles asociados a los bienes arqueológicos de la región Centro-Sur-Golfo de México”.


Algunas acciones sencillas permiten cuidar los sitios arqueológicos, para asegurar que perduren en el futuro, como la limpieza para evitar que se acumule en el entorno (caminos, espacios comunes, al pie de los edificios): basura, tierra, hojarasca, pequeños animales e insectos.

Para limpiezas profundas es necesario el permiso del INAH y la participación de un especialista.

También hay acciones de mantenimiento y conservación preventiva. Pero si se observan zonas dañadas, es necesario reportarlo al centro INAH del estado.

En esta ocasión entre los profesionistas de la conservación, apegados a las medidas sanitarias, trabajaron las restauradoras Dulce María Grimaldo, Mónica Vargas Ramos, Miriam Segura Galván, Alatiel.

De la Mora y Jazziel Lumbreras, además del diseñador Alfonso Osorio Martínez, quienes en su momento concluirán un informe minucioso que asegurará la conservación de los bienes culturales para seguir siendo apreciados por los visitantes.