La presidenta de la organización “Mujeres con Poder”, Yenny Charrez Carlos denunció un caso de violencia obstétrica, malas prácticas y usurpación de funciones ante el Ministerio Público en contra de Ernesto N. que se desempeña como médico del hospital particular San Martín de Porres ubicado en el municipio de  Apizaco.

La activista, sentenció que es un riesgo que ese médico continúe laborando y afectando a sus pacientes, principalmente porque no sólo trabaja en ese nosocomio particular, sino también en el Hospital General de Tzompantepec.

Sobre el tema, declaró que hace unos días “presentamos una denuncia en contra de un hospital y de un médico que está ostentándose como gineceo-obstetra, incluso, como asistente en fertilidad y bueno está en el sector público y privado, realiza operaciones sin tener la cédula profesional, y obviamente en varias irregularidades, forzó a la madre para que naciera antes el bebé. Es así como por carpetas de investigación, y percatamos que no se encentra registrado este médico”.

Yenny Charrez, como representante legal de una mujer que sufrió violencia obstétrica por parte de dicho médico explicó que se presentó formal denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) por incurrió en la extracción de un bebé en ese hospital privado con el argumento de tener que tenía que aplicar una cirugía por haber detectado sufrimiento fetal.

“Lo increíble de este caso es que supuestamente se hace bajo una urgencia porque dicen que la madre y la bebé están a punto de morir, pero la mamá refiere en todo momento que no requiere ninguna intervención y solicita ser trasladada con su gíneco-obstetra, pero de urgencias del Hospital General  la mandan al San Martín de Porres y ahí le realizan el procedimiento, entonces una urgencia se realiza en el hospital más cercano, este hecho empezó en zona capital y se trasladan hasta Apizaco”, explicó. 

Además, subrayó que la asociación  “Mujeres con Poder”  verificó en el Registro Nacional de Profesiones de la Secretaría de Educación Pública sobre la cédula del médico, y comprobó que no cuenta con una ni con la de su especialidad.

Agregó que en  el Ministerio Público pidieron actuar en consecuencia, así como en el caso de la Secretaría de Salud para que determinen responsabilidades, la activista pidió verificar cuántos gíneco-obstetras están prestando el servicio sin una cédula de especialidad correspondiente para ejercer.