Científicos de la Universidad Washington en San Luis, en Estados Unidos, descubrieron un método para separar el oxígeno y el hidrógeno de los remanentes del agua salada que hay en Marte. El nuevo proceso llevado a cabo por los científicos lleva por nombre brine electrolysis (o electrólisis de agua salada).

La electrólisis es un proceso ya conocido en el que se lleva a cabo la separación de elementos de un compuesto por medio de la electricidad.

“Nuestro novedoso electrolizador de agua salada incorpora un ánodo (electrodo que hace perder electrones) de pirocloro de rutenato de plomo desarrollado por nuestro equipo junto con un cátodo (electrodo que hace ganar electrones) de platino sobre carbono”, dijo RaVijay Ramani, uno de los líderes del equipo de científicos que realizó este proceso.

Y agregó que "estos componentes cuidadosamente diseñados, junto con el uso óptimo de los principios de la ingeniería electroquímica tradicional, han producido" con éxito la separación del oxígeno e hidrógeno en condiciones marcianas simuladas. Los científicos detallaron que la electrólisis de agua salada se pudo llevar a cabo con éxito tanto en condiciones terrestres como en marciana (con temperaturas de menos 36 grados Celsius). Marte, al ser un país frío, tiene agua congelada.

Sin embargo, también se han hallado evidencias de estanques de agua líquida, que se ha quedado en ese estado debido a que la gran concentración de sal disminuye la capacidad de congelamiento.

"Paradójicamente, el perclorato (es decir, sal) disuelto en el agua, que es llamado como impureza, en realidad ayuda en un entorno como el de Marte", dijo Shrihari Sankarasubramanian, científico del grupo de Ramani y coautor de la investigación publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

“El perclorato evita que el agua se congele, y también mejora el rendimiento del sistema electrolizador al reducir la resistencia eléctrica”, añadió Shrihari. Al ser menos costoso que la electrólisis normal, este método puede ayudar en misiones humanas a Marte, pues el hidrógeno se podría utilizar como combustible para ir y regresar a la Tierra, y el oxígeno para prolongar la estadía en el planeta rojo.