Estas son las pruebas de una línea de producción de la vacuna contra el covid-19 en la Ciudad de México, a la que recientemente se le dio acceso exclusivo a CNN. Las ampollas que vimos solo estaban llenas de agua. Pero si todo sale según lo planeado, los funcionarios esperan producir millones de dosis de vacunas de esta manera para fines de 2021.

Para México, el desarrollo de su propia vacuna no es solo una cuestión de salud pública. Si bien las primeras vacunas serán producidas mucho antes por algunos de los países más ricos del mundo, una vacuna producida a nivel nacional es la pieza a prueba de fallos de México: su mejor apuesta para garantizar que si los suministros de vacunas de otros países resultan difíciles de obtener, sus aproximadamente 130 millones de ciudadanos todavía estarán protegidos.

Un plan a tres bandas en México

El gobierno de México es plenamente consciente de que, al menos para comenzar, cualquier campaña de vacunación generalizada tendrá que depender de vacunas desarrolladas en el extranjero.

En consecuencia, su Ministerio de Relaciones Exteriores ha adoptado una postura agresiva al tratar de manera proactiva de asegurar hasta 116 millones de dosis de vacunas desde fuera del país.

Primero, dice que 25,2 millones de esas dosis provendrán de acuerdos que México ha asegurado dentro del programa COVAX, la iniciativa respaldada por la OMS que apunta a asegurar vacunas para los países en desarrollo.

En segundo lugar, también se han asegurado acuerdos de compra de hasta 90,9 millones de dosis con los productores de vacunas, específicamente con AstraZeneca, con sede en el Reino Unido, CanSinoBIO de China y Pfizer de EE.UU., que recientemente anunció que su vacuna tiene una efectividad superior al 90 por ciento.

«Es por eso que la cooperación internacional tiene este papel interesante en este momento porque no nos sentimos solos», dijo a CNN Martha Delgado Peralta, subsecretaria de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de México. «Buscamos un bien que aún no existe, que todos quieren … que se trata de calidad de vida. Es algo muy, muy duro de hacer».

México tiene un sistema de salud pública razonablemente bien desarrollado y una amplia experiencia en inmunología, y está albergando una serie de ensayos de fase 3 en el país para vacunas desarrolladas internacionalmente. Aunque técnicamente eso no debería influir en su capacidad para adquirir esas vacunas, ciertamente no está de más generar buena voluntad.

Hasta ahora, México ha tenido éxito en asegurar las promesas de acceso a futuras vacunas, dicen los funcionarios.

Pero la primera ronda de vacunas serán los productos más buscados del mundo. Y una ronda inicial de acuerdos de compra no protege a la población a largo plazo contra el virus.

«Estamos en alto riesgo si no podemos encontrar una solución que pueda ser permanente en el futuro cercano», dijo Delgado Peralta.

Aquí es donde entra en juego el tercer punto: una vacuna desarrollada a nivel nacional.

Una vacuna casera

Al menos media docena de ensayos de vacunas desarrolladas en el país se están realizando actualmente en México.

CNN obtuvo acceso exclusivo a uno de esos ensayos en sus fases iniciales en el extenso campus de la prestigiosa Universidad Nacional Autónoma (UNAM) en la Ciudad de México.

Los investigadores principales, Edda Sciutto y Juan Pedro Laclette, llevan meses trabajando en el proyecto.
Nota completa AQUÍ.