Cada vez que una nueva marca busca hacerse un hueco en mercados tan desarrollados como el de España u otros países europeos se encuentra con una barrera casi infranqueable. Los fabricantes tradicionales cuentan con una estabilidad y un renombre complicados de adquirir por las nuevas propuestas. Aunque eso está cambiando en los últimos tiempos.

En el caso de España, tenemos el indiscutible ascenso de marcas como Xiaomi, Realme u Oppo arañando porcentajes trimestre tras trimestre a marcas con más trayectoria en el mercado. El último en llegar a Europa ha sido Vivo, de la mano de una carta de teléfonos y auriculares muy interesante y bajo el paraguas de un conglomerado con mucha experiencia. Pero todavía hay otras que no planean aterrizar en estos mercados mientras se hacen fuertes donde mejor saben.

Una de ellas es Transsion, compañía desconocida para Occidente, de origen chino y que se ha especializado en el mercado africano, desde donde ha conseguido meterse en el último top ten del ranking de ventas a nivel mundial.

Este continente está viviendo una auténtica revolución en el sector de las telecomunicaciones y gran parte de la demanda la está absorbiendo este fabricante local. Según los últimos datos publicados por Canalys, Transsion ha vendido alrededor de 8,4 millones de teléfonos en el tercer trimestre de 2020, consiguiendo la novena posición a nivel mundial y recortando números respecto a Lenovo y su marca Motorola.

Smartphones 'africanos'

Bajo las marcas Infinix, Itel y Tecno, Transsion consigue acaparar el 40% de las ventas de teléfonos en África. Lo hacen con una estrategia que ha sabido responder a las necesidades tecnológicas de un continente tan complejo como heterogéneo.

En marzo de 2019, Transsion conseguía el 34,3% de las ventas totales en África, mientras que gigantes de la talla de Samsung o Huawei se quedaban en un 22,6 y un 9,6, respectivamente. En el cómputo anual y atendiendo a los últimos datos, en todo 2019 cosechó alrededor del 40% del mercado africano.

El secreto del éxito de Transsion ha sido, y sigue siendo, la excelente adaptabilidad de su software acompañado por unos dispositivos realmente económicos. Uno de los elementos diferenciadores es la posibilidad de adquirir un teléfono con capacidad para operar con hasta 4 tarjetas SIM. Mientras en España lo más habitual es contar con un teléfono inteligente con soporte para 2 SIM, los problemas de cobertura que existen en muchas regiones de África, obliga a los usuarios a disponer de hasta 4 de estas tarjetas.

A más tarjetas SIM de diferentes compañías, mayor posibilidad de estar conectado a la red. Es algo que las propuestas de otras marcas como Samsung o Huawei no han implantado y han dejado a Transsion un espacio donde ganar adeptos. Eso sí, aunque tengan en el ADN el mercado africano, la compañía es de origen chino y cuenta con fábricas en Bangladés e India, que apoyan a la de Etiopía.
Otro de los puntos es el precio, aunque en Samsung o Huawei existen opciones realmente económicas, no es suficiente para un continente con una alta tasa de pobreza. Los teléfonos de las diferentes marcas de Transsion parten desde los 20 dólares sin perder algunas funciones básicas para los usuarios como poder acceder a Facebook o navegar a través de Opera.

Si el usuario quiere obtener mejoras a nivel de especificaciones, también puede acceder a otras propuestas que cuentan con acceso a aplicaciones de mensajería como WhatsApp. Eso sí, estos teléfonos inteligentes básicos prescinden muchas veces de pantallas táctiles y de cámaras realmente resolutivas.

Parte de esa investigación del mercado africano les ha llevado a desarrollar algunas adaptaciones más específicas. Por ejemplo, teclados específicos para idiomas locales y otros más extendidos como el swahili. Llegando a rincones y haciendo accesibles sus teléfonos respecto a los de la competencia más directa.

Filtros de color

En los teléfonos inteligentes más avanzados, las diferentes marcas de Transsion apuestan por una personalización muy particular. Han adaptado sus cámaras y el software que las acompañan para mejorar el rendimiento en personas con piel oscura. Algo así como los filtros de belleza que podemos ver en móviles de prácticamente todas las marcas pero, una vez más, adaptados al mercado del continente.

Aunque el filtro esté disponible en la mayoría de teléfonos de las 3 marcas, tiene especial relevancia en los más modernos que mejoran la propuesta fotográfica de los básicos. Uno de estos modelos cuenta con un conjunto de cámaras de doble sensor y cuádruple flash para conseguir una mejor iluminación. Los teléfonos con esta función parten de unos discretos 60 dólares y alcanzan los más de 200 de los modelos más avanzados. Se han tenido en cuenta el color y la calidad de la piel y algunos aspectos faciales de los africanos para el desarrollo de estos teléfonos.

Agujero de seguridad

Los dispositivos de Transsion han estado envueltos en algunos problemas en los últimos meses. En concreto, la firma de seguridad online Secure-D descubrió en agosto un problema de seguridad que involucra al Tecno W2, un teléfono perteneciente a una de las marcas de la gigante asiática.

Según el informe publicado, los smartphones llevaban preinstalado un malware llamado Triada, que instala un troyano llamado xHelper. Este último programa permanece oculto en el teléfono y es capaz de suscribirse a servicios sin que el usuario lo sepa. Al parecer, han detectado más de 19 millones de transacciones sospechosas de algunos países como Egipto, Camerún o Sudáfrica; lugares donde este conglomerado de marcas tiene una cuota de mercado relevante.

El fabricante ya lo ha conseguido arreglar y las indagaciones indican que han sido víctimas del malware alrededor de 200.000 teléfonos inteligentes en África. Al parecer, un grupo de atacantes se consiguió infiltrar el virus en el sistema operativo de Transsion sin que la compañía se hubiera dado cuenta.