Una nave espacial rusa Soyuz que transporta a una astronauta estadounidense y a dos cosmonautas rusos despegó el miércoles del cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, y alcanzó con éxito la órbita, mostraron imágenes en vivo transmitidas por la agencia espacial rusa Roscosmos.

Los miembros de la tripulación que viajan a la Estación Espacial Internacional son Kate Rubins, una microbióloga de la NASA que en 2016 se convirtió en la primera persona en secuenciar el ADN en el espacio, y los cosmonautas rusos Sergey Ryzhikov y Sergey Kud-Sverchkov.

La misión es el último vuelo ruso programado que lleva a un miembro de la tripulación estadounidense.

Desde que finalizó el programa de transbordadores espaciales en 2011, la NASA ha confiado en Rusia para transportar a sus astronautas a la estación espacial, un laboratorio en órbita a 408 kilómetros sobre la Tierra que ha albergado tripulaciones internacionales durante casi 20 años.

En 2014, la agencia espacial estadounidense contrató a SpaceX, de Elon Musk, y a Boeing Co para construir cápsulas espaciales en un esfuerzo por recuperar la independencia de lanzamiento de la NASA.

El programa de 8.000 millones de dólares permitió el primer viaje tripulado de SpaceX a la estación espacial en mayo, el primero desde Estados Unidos en casi una década.

La NASA compró asientos adicionales para la tripulación a Rusia, debido a que su programa público-privado enfrentó demoras y la misión de Rubins es la más reciente.

Está previsto que Estados Unidos comience misiones operativas en la cápsula Crew Dragon de SpaceX.

“Tenemos una asociación increíble”, dijo Rubins en una entrevista desde Star City de Rusia antes del vuelo. “Seguiremos entrenando a las tripulaciones aquí y vamos a hacer que los cosmonautas vengan al Centro Espacial Johnson y entrenen”, agregó.