La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) certifica el rotundo éxito de la misión AztechSat-1, el primer nanosatélite mexicano 100 % diseñado y construido por un grupo de estudiantes y profesores de la universidad UPAEP, de Puebla, y que el pasado 19 de febrero fue puesto en órbita desde la Estación Espacial Internacional.

Para hacer manifiesto este reconocimiento Andrés Martínez, ejecutivo de Programas Espaciales de la NASA, visitó nuestro país y ofreció detalles exclusivos de la misión, que logró la puesta en marcha de un innovador sistema de comunicación intersatelital, único en su tipo.

«El AztechSat-1 ahora puede ser visto como una infraestructura espacial para poder bajar datos, lo cuales son críticas para nuestras misiones», indicó.

Andrés Martínez agregó que sin el apoyo incondicional de las autoridades de todos los involucrados este tipo de proyectos y misiones no se pueden dar, mencionó de manera especial el soporte que la Rectoría y Vicerrectoría de Posgrados e Investigación de la UPAEP dio al proyecto.

El proyecto del nanosatélite tiene un recorrido de 3 años de trabajo de manera conjunta entre estudiantes, profesores y mentores de la NASA y la AEM, así lo reconoció Eugenio Urrutia Albisua, Vicerrector de Posgrados e Investigación.

Carlos Duarte Muñoz, Coordinador General de Formación de Capital Humano en el Campo Espacial de la Agencia Espacial Mexicana (AEM) destacó que la UPAEP hoy se poisiciona como punta de lanza en el desarrollo espacial mexicano a nivel académico.

«Este proyecto es el inicio de una nueva era espacial en México. En próximos meses vamos a estar viendo proyectos similares desarrollados por universidades mexicanas, esto nos llena de mucho gusto. Rápidamente se dará el desarrollo de empresas espaciales dirigidas por jóvenes mexicanos», reiteró.

En un mensaje dirigido a la comunidad universitaria UPAEP, Eugene Tu, Director Central de NASA AMES, destacó la aportación del talento mexicano. «La pasión, la ética laboral que vimos en los estudiantes y mentores nos inspiró mucho y como yo lo entiendo la misión fue un rotundo éxito», señaló.

Y es que aproximadamente 15 minutos después de su despliegue del nanosatélite desde la Estación Espacial Internacional, el pasado 19 de febrero, se recibieron señales por parte del aparato, de la categoría CubeSat, en la constelación Globalstar.

«Ha sido un viaje increíble y esperamos poder seguir realizando colaboraciones entre NASA AMES y México, mientras que seguimos progresando en la exploración del espacio», enfatizó́.

Por su parte, Andrés Martínez, mexicano nacido en Jojutla, Morelos y ejecutivo de programas espaciales de la división de sistemas avanzados de exploración de la NASA dijo sentirse extremadamente emocionado al ver que el proyecto que los jóvenes estudiantes de la UPAEP han logrado cumplir de manera exitosa con todos los pasos que la misión requirió.

El también líder mentor del proyecto AztechSat-1 aseguró que con este hito histórico comienza la nueva era espacial mexicana. «Hoy me siento muy orgulloso de ser mexicano».

Proyectos a futuro en coordinación con la Universidad, la Agencia Espacial Mexicana y la NASA es algo que Andrés Martínez anhela, tal es el el caso del proyecto denominado cosntelación AztechSat.

«Esta será una misión mucho más compleja, es una constelación de por lo menos 4 satélites donde México va a apoyar una investigación de la que estoy a cargo con una Agencia Federal, la cual seguirá animales marinos con el objetivo de documentar el patrón de migración de estos animales y así tomar decisiones en pro del medio ambiente de nuestro planeta».

El esquema de trabajo programado en cinco hitos o fases para el AztechSat-1 consiste primero en el desarrollo, la cual logró aprobar al cumplir con las múltiples y estrictas pruebas de NASA.

La segunda fase fue el lanzamiento, el cual tuvo lugar exitosamente el pasado 5 de diciembre desde las instalaciones de NASA en Cabo Cañaveral, Florida, a bordo del cohete “Falcon9” de Space X de Elon Musk.

Su tercer hito corresponde a su llegada a la Estación Espacial tras tres días de travesía por el espacio en la cápsula “Dragon”, el 8 de diciembre. La cuarta etapa es el despliegue o colocación en órbita ocurrida el pasado 19 de febrero, cuando el AztechSat-1 fue liberado a 400km de la atmósfera.

La quinta fase se culmina al demostrar la interconexión satélite-satélite que se estará desarrollando y reportando gradualmente a lo largo de seis meses a partir de su puesta en órbita.