A Wolf Cukier le faltaba un año para terminar la secundaria en Nueva York y con sus 17 años consiguió ser parte de un grupo de pasantes en la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

Su logro no era menor, sin embargo no se compara con lo que sucedió después: en su tercer día de prácticas fue parte del equipo que descubrió un planeta.

Tiene dos soles y está a mil 300 años luz de la Tierra.

El hallazgo

El joven Cukier comenzó una pasantía en el Centro de Vuelo Espacial Goddard, un instituto de investigación de la NASA en Greenbelt, Maryland (este de Estados Unidos).

Su trabajo consistía en examinar los datos del TESS, que en español se conoce como Satélite de sondeo de exoplanetas en tránsito (Transiting Exoplanet Survey Satellite).

La peculiaridad del proyecto TESS es que invita a personas sin entrenamiento a ofrecerse como voluntarios para ver la transmisión en línea de patrones en el brillo de las estrellas que podrían sugerir la existencia de un nuevo planeta.
El suceso fue recién vuelto público tras verificaciones, pero sucedió a mediados del año pasado.

Nota completa AQUÍ.