Un experimento celular ha deparado la primera demostración genética de que los humanos desarrollaron un comportamiento más amigable y cooperativo escogiendo a los compañeros según el carácter.

Los investigadores han identificado una red genética implicada en esa trayectoria evolutiva hacia la prosocialidad que también está relacionada con la morfología del rostro, y que no se encuentra en el genoma de los neandertales.

El experimento se basa en las células del síndrome de Williams, un trastorno que provoca una morfología facial característica y discapacidades cognitivas, así como un carácter normalmente abierto, simpático y de confianza.

El estudio, publicado en la revista Science Advances, es fruto de la colaboración entre el equipo de la Universidad de Barcelona liderado por Cedric Boeckx, profesor de Lingüística y miembro del Instituto de Sistemas Complejos (UBICS), e investigadores del equipo de Giuseppe Testa, profesor de la Universidad de Milán y el Instituto Europeo de Oncología.

La idea de la autodomesticación data del siglo XIX. Se cree que los rasgos anatómicos y de conducta cognitiva de los humanos modernos, como la docilidad o una fisonomía grácil, pueden venir de un proceso evolutivo que poseería semejanzas significativas con la domesticación de los animales.

Estudios previos del equipo de Cedric Boeckx encontraron genes coincidentes relacionados con los rasgos de la domesticación en humanos y animales domesticados. El objetivo del nuevo estudio era dar un paso adelante y demostrar empíricamente la autodomesticación centrándose en las células de la cresta neural, una población de células migratorias y pluripotentes, capaces de generar todos los tipos de células en un cuerpo,  que se forman durante el desarrollo de los vertebrados.

"Ya se han propuesto hipótesis sobre un déficit leve de las células de la cresta neural como factor subyacente a la domesticación animal. ¿Es posible que durante la evolución los humanos modernos desarrollaran una cognición más prosocial en comparación con otros humanos ya extinguidos como resultado de los cambios que afectan a las células de la cresta neural?*, plantea Alejandro Andirkó, doctorando de la Universidad de Barcelona y coautor del estudio.

Con el fin de comprobar esta relación, los investigadores se centraron en el síndrome de Williams, un trastorno específico con rasgos comportamentales y cognitivos relevantes para la domesticación. Dicho síndrome es una neurocristopatía, es decir, una deficiencia que se produce durante la embriogénesis en un tipo de células específico: las células de la cresta neural.