Científicos de la NASA desarrollaron una nueva técnica para analizar información satelital que podría revelar cambios estructurales sutiles, se indicó hoy en un boletín del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

Estos cambios, tan sutiles que no son visibles a simple vista, podrían indicar que un puente se está deteriorando, indicó el JPL.

Después del derrumbe del puente Morandi cerca de Génova, Italia, en agosto de 2018, el cual dejó decenas de muertos, un equipo de científicos de la NASA, de la Universidad de Bath en Inglaterra y de la Agencia Espacial de Italia emplearon mediciones de un radar de apertura sintética provenientes de diferentes satélites y puntos de referencia para definir los cambios estructurales del puente de 2003 al momento de su derrumbe.

Usando un nuevo proceso pudieron detectar cambios milimétricos en el puente en el transcurso del tiempo, los cuales no hubieran sido detectados por medio de los enfoques de procesamiento estándar aplicados a observaciones de radar de apertura sintética espaciales.

Encontraron que la plataforma cercana al pilar del puente colapsado mostró sutiles signos de cambio incluso en el 2015.

También notaron que varias partes del puente mostraron un aumento más significativo en los cambios estructurales entre marzo de 2017 y agosto de 2018, una indicación oculta de que al menos una parte del puente podría haber sido estructuralmente poco sólida, indicó el JPL.

"Esto tiene que ver con desarrollar una nueva técnica que pueda ayudar a definir la salud de puentes u otra infraestructura", dijo el científico de radares del JPL, Pietro Milillo.

"No pudimos haber pronosticado este derrumbe en particular porque las técnicas de evaluación estándar disponibles en ese momento no hubieran detectado lo que podemos ver ahora. Pero en el futuro, esta técnica, combinada con técnicas que ya se utilizan, tiene el potencial para hacer mucho bien".

También dijo que la nueva técnica no puede resolver todo el problema de la seguridad estructural, pero sí puede agregar una nueva herramienta a los procedimientos estándar para apoyar mejor las consideraciones de mantenimiento.

El estudio fue publicado recientemente en la revista Remote Sensing.