Tal como lo marcan los lineamientos federales, este lunes inició la aplicación de la vacuna contra influenza al personal de salud, y a partir del 15 de octubre las dosis estarán disponibles para la población en general en los Centros de Salud y Centros de Salud con Servicios Ampliados (CESSA´s).

El secretario de Salud, José Antonio Martínez García explicó que la inoculación inicia con los trabajadores médicos, enfermeras, camilleros y administrativos para evitar que haya una disminución en el personal que brinda los servicios y que, al igual que las y los ciudadanos, están expuesto a contraer el virus.

Señaló que la meta es la aplicación de un millón de vacunas en el periodo del 15 de octubre al 31 de diciembre, y que servirán para proteger a la población durante la temporada invernal. Agregó que las personas consideradas de riesgo y que son prioritarias para el sector salud son: los menores de seis meses a 5 años, mujeres embarazadas y personas con comorbilidades (obesidad, hipertensión, VIH/SIDA, padecimientos oncológicos, respiratorios, asma o cualquiera que sea inmune).

El titular de la dependencia recomendó a las personas que padecen alguna de las condiciones señaladas a acudir a las unidades médicas de la Secretaría para la aplicación de la dosis, e invitó a la población en general a no automedicarse y a vacunarse contra la influenza como una medida de protección personal y para sus familias.